La Armada desactiva la bomba hallada en Tabarca

Los artificieros explosionan el artefacto de la II Guerra Mundial, que tenía 121 kilos de dinamita, a tres millas del Cabo de Santa Pola tras reflotarlo a 15 metros de la superficie y alejarlo de la reserva marina

Como una mascletà en alta mar que levantó una cascada de agua. Así fue, al grito de «fuego», «fuego», la detonación de la bomba de la II Guerra Mundial hallada el pasado sábado por un club de buceadores que realizaban actividades subacuáticas a un par de millas de la reserva marina de Tabarca. Los artificieros de la Armada explosionaron ayer, poniendo colofón a una operación que se alargó más de nueve horas, este artefacto que ha permanecido más de 70 años en el lecho marino. Una bomba al lado de Tabarca compuesta por 91 kilos de material explosivo, unos 121 de dinamita, según los cálculos de un portavoz de las fuerzas navales.

Hallan una bomba de la II Guerra Mundial frente a la isla de Tabarca

Mientras se espera su desactivación por parte de la Armada Española, se ha acotado la zona donde se encuentra con el fin de evitar posibles accidentes

El Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, ha detectado un artefacto explosivo, posiblemente una carga de profundidad de la 2ª Guerra Mundial, en aguas próximas a Tabarca.

El objeto fue avistado por buceadores recreativos que avisaron a la Guardia Civil. Los buceadores del GEAS, tras varias horas de inmersión para localizar el artefacto, tomaron diversas fotografías con el fin de identificarlo, la carga se encuentra a 29 metros de profundidad. Tras realizar varias comprobaciones con el Servicio GEDEX de la Guardia Civil, se llegó a la conclusión de que podía ser una carga de profundidad, utilizada a finales de la 2ª Guerra Mundial.

Mientras se espera su desactivación por parte de la Armada Española, se ha acotado la zona donde se encuentra con el fin de evitar posibles accidentes, o manipulaciones, no estando permitido el paso por barco o el buceo en ese área. Una Patrullera del Servicio Marítimo, y las cámaras de larga distancia del Servicio SIVE, vigilan las 24 horas, hasta la llegada de la Armada.

El artefacto se encuentra a más de 2 millas de las playas de Tabarca, y no existe riesgo alguno para los visitantes de la Isla.

Captura de pantalla 2017-07-12 a las 10.46.35

LAS PROVINCIASMiércoles, 12 julio 2017, 10:15

ELS ÚLTIMS LLOPS MARINS DE L’ILLA DE TABARCA

LAS ÚLTIMAS FOCAS MONJE DE LA ISLA DE TABARCA

La foca monje o llop marí (como se le llama en la isla de Tabarca) fue común en nuestras costas, hasta su práctica desaparición a principios del siglo pasado.

En Cabo Blanco, entre el Sáhara Occidental y Mauritania subsiste la última gran colonia de focas mediterráneas. La colonia consta en unos 200 ejemplares, de un total mundial estimado en unos 500 individuos aproximadamente, lo que la sitúa en una especie en grave peligro de extinción.

Este microdocumental intenta recrear el fatídico día en que la última pareja de foca monje que vivía en la isla fue capturada un 26 de mayo de 1938. Este valioso testimonio oral da fe de lo que hasta la fecha no se había podido datar con exactitud. Batiste Luchoro nacido en 1931, pescador y vecino de la isla fue testigo de este lamentable suceso. Aún recuerda con precisión aquel desenlace que se le quedó grabado en la memoria de por vida.

Victoriano Ramos, sobrino del célebre historiador ilicitano Alejandro Ramos Folqués nació en 1931 y recuerda de pequeño haber ido a la isla y ver a la foca monje. Cuenta como el cura de la isla tiraba pedazos de pan al mar delante de la cueva y la foca monjeí salía raudo a atraparlos.

Más tarde vio en Elche (en las inmediaciones del antiguo teatro Llorente) cómo mostraban al público un ejemplar vivo en un laúd colocado verticalmente y cerrado por una reja. Por las fechas, bien podría tratarse de la hembra capturada y llevada a Alicante que posteriormente fue comprada por un señor de Elche para ser exhibida también en esta ciudad.

 

De: Javier Falcó

Medio Ambiente ampliará la reserva marina de Tabarca y limitará el acceso para la pesca

El plan integral de la isla ya está en marcha, pero continúan parados tanto el especial como la demolición de los bungalós ilegales

La reserva marina de la isla de Tabarca recibirá un importante impulso en los próximos meses por parte del Ministerio de Medio Ambiente, que tiene previsto aprobar una ampliación de la zona y medidas para mejorar la protección de la misma.

El concejal del ramo en Alicante, Luis Barcala, informó ayer a los integrantes de la Comisión Municipal de Tabarca de los acuerdos alcanzados en la última reunión de la Comisión de Seguimiento y Gestión de la Reserva Marina, bajo la presidencia del Ministerio.

Entre estos acuerdos se encuentra la ampliación de la reserva hacia el norte y el este, de forma que queden dentro de los límites de la misma fondos de interés biológico y pesquero como la conocida como Barra Norte y la piedra al este de la Llosa.

En estos nuevos sectores se establecerán los modos de pesca autorizados para los miembros de la cofradía de pescadores de Tabarca y de Santa Pola. La Secretaría General de Pesca Marítima, tal y como se ha hecho en otras reservas, establecerá un censo de embarcaciones con autorización para faenar. Además, limitará la faena a artes de pesca muy concretos, (como curricán de superficie, morunas y palangrillo), en aguas de la reserva marina.

Pese a las restricciones, ha quedado garantizada la inclusión de las embarcaciones de pesca profesional artesanal de la Cofradía de Tabarca.

Por otro lado, se acordó el servicio de guardapescas que el Gobierno central destinará a la vigilancia de la reserva esta temporada, que será de tres turnos de dos vigilantes más un coordinador técnico. En verano se incorporará un equipo de refuerzo. Mantendrán además la colaboración con la Policía Local de Alicante, que ha dado muy buenos resultados.

Además, se van a acometer mejoras en las zonas de balizamiento para la realización de actividades de buceo autónomo en la reserva, la renovación de boyas de amarre para buceo y estudio de modificaciones de algunos puntos de buceo y sus sustitución por otros. De esta forma se podrá organizar el sendero submarino que el Ayuntamiento tiene pensado incluir en la red de senderos municipal.

La Generalitat se comprometió a iniciar el estudio y redacción del proyecto técnico para la instalación de sendos parques de boyas de amarre en las zonas de fondeo de la reserva marina para evitar los daños sobre la pradera de posidonia por parte de los barcos que visitan la isla.

Por último, se va a cometer la renovación y mejora de la cartelería informativa tanto en el puerto de Alicante como en el de la isla.

-especial_24.jpg de Reporteros ABC--0YSX0339.jpg-

Sigue leyendo

No hagamos un Mar de basura

No hagamos un Mar de basura por Felio Lozano Quijada

Aquí cuelgo por estos lugares virtuales que no domino, mi última “creación”, inspirado siempre por la Mar y Nueva Tabarca, en la línea de el collage de fotografías de basura del puerto que hice el año pasado y que colgó Nuria Sucias, pero con basura de verdad, recogida a mano, día tras día durante meses, de la que deposita la Mar, trístemente, en la costa de la Illa…, y con un “pez” recogido flotando en aguas de la reserva marina, sin trampa ni cartón…
Lo titulo: “No hagamos un Mar de basura”. Mi hermano Carlos, el escritor y Hombre de Hierro, con su gran imaginación y buena letra, lo ha titulado, extraoficialmente, y me gusta: “20.000 tampones de Viaje Submarino”…

735486_685814224771524_1724996722_o

CUIDEMOS JUNTOS EL MAR

CUIDEMOS LOS PECES, NO LOS ALIMENTES CON BASURA.

Basura extraida de la dársena del puerto por el personal de la Reserva Marina en colaboración con el puerto de la Generalitat Valenciana, durante una campaña de limpieza en Diciembre 2012.

Por: FELIO LOZANO

POSTER PEZ DE BASURA PUERTOcalidadBAJA

Un aparcamiento ecológico para la isla de Tabarca

El ingeniero del Puerto Ignacio Campos realiza un proyecto de fondeo para proteger la Reserva Marina de la isla y evitar el aplastamiento y el arranque de plantas de la pradera de posidonia por el anclaje tradicional

CRISTINA MARTÍNEZ No es solo una planta endémica del Mediterráneo de gran valor ecológica o un protector de la costa por los efectos de la erosión o un “nido” de especies animales y vegetales. Se trata de un bioindicador de la calidad de las aguas y, sobre todo, la base de la única Reserva Marina de las costas españolas. Ese título lo ostentan las aguas que rodean la isla de Tabarca desde 1986 y las 1.500 hectáreas protegidas las custodian la Generalitat Valenciana (un 40% en aguas interiores) y el Ministerio de Medio Ambiente (un 60% en aguas exteriores).
Pero el mantenimiento futuro de este paraíso submarino queda también a la suerte de las embarcaciones que cada año fondean en los alrededores de la isla. Son más de 6.000 barcos los que anualmente dejan caer y levan sus anclas en el fondo marino protegido y con ello provocan una destrucción de la pradera de posidonia muy difícil de recuperar.
Detener está “hemorragia”, en una planta que crece tan solo una media de 2 o 3 centímetros al año, es el objetivo del proyecto realizado por el ingeniero de la Autoridad Portuaria de Alicante Ignacio Campos, como trabajo fin de grado en Ingeniería Civil en la Universidad de Alicante y que ha sido puntuado con Matrícula de Honor por el tribunal.

DAL080CU006_214749

Y es que Campos ha realizado una detallada propuesta para la instalación de fondeos ecológicos para embarcaciones de recreo en la Reserva Marina de Tabarca. Un método de boyas flotantes con el que pretende paliar y detener los nocivos efectos del anclaje en el fondo de la isla, además de minimizar la contaminación de las aguas y mejorar la seguridad para los barcos y sus usuarios. “Hay que pensar que al echar el ancla la planta sufre aplastamientos y la cadena, sobre todo cuando gira la embarcación, va produciendo un efecto semejante al de ir arando la tierra del fondo; a esto se añade que cuando se leva el ancla, además del arrastre de este objeto y de la cadena se arranca la posidonia y se queda enganchada al ancla”.
En este sentido, este ingeniero destaca que, según sus estudios, son más de 150 barcos al día los que fondean en verano en aguas de la isla alicantina. “Mi propuesta se centra en un sistema de fondeo fijo para que la embarcación se ancle directamente a una boya flotante, que funcione de marzo a octubre y que contemple los diferentes tamaños de las embarcaciones”, después de haber realizado también un estudio en este sentido que apunta que la mayoría son de menos de 8 metros y de entre 8 y 15 metros de eslora.
Sería “como una marina pero en vez de pantalanes o puntos de amarre tendría un campo de boyas, puntos de fondeo”, en el que se tiene en cuenta también el viento y el oleaje registrados entre enero de 1996 y septiembre de 2012 par calcular la resistencia de las nuevas fijaciones.
El proyecto abarca una área de actuación de 249.940 metros cuadrados, es decir para unos 120 fondeos, cumpliendo normas de seguridad y espaciales, “algo menos de la media registrada, aunque se podría ampliar la zona”, asegura Campos. Son dos los sistemas propuestos “respetuosos con el medio marino: el tipo Manta Ray, para fondos blandos de arena o con cymodocea nodosa, y el Harmony P, especialmente diseñado para fondos de posidonia. “Son sistemas que ya funcionan en Estados Unidos y Francia, y la vida de esos anclajes es bastante larga”.
En cualquiera de los dos casos la fijación al fondo es muy poco destructiva y además cuenta con una boya intermedia que garantiza el giro de las embarcaciones sin que haya arrastre del fondo y una boya de superficie donde se produce el amarre. “Cada elemento aguanta más de 8 toneladas que es mucho más de lo que tiraría un barco de grandes dimensiones”.
El proyecto contempla igualmente una canal fijo de acceso y abandono del puerto, con el objetivo de conseguir una mayor seguridad. “Ahora no está regulado y hay que sortear barcos que están fondeados, además de ser peligroso si no hay una distancia entre ellos y hay olas o viento mientras están anclados”. Además su propuesta incluye que no se haga de forma libre sino que haya “una solicitud para que sea visible y esté controlado el número de barcos”.
De esta manera a la protección y control de la degradación de las praderas de posidonia, se uniría la mejora de la seguridad de las embarcaciones y de los usuarios de las zonas de baño de la isla y “también se reduciría la contaminación producida por estos usos y otros problemas asociados como el incumplimiento sistemático de la legislación vigente, la inexistencia de protocolos de actuación en casos de situaciones meteorológicas extremas y otros tipos de contaminación como la paisajística y la acústica en el entorno más próximo a la isla”.

FINALIZA LA CAMPAÑA DE PROSPECCIONES DE LA ISLA DE TABARCA 2012

El pasado lunes 15 de Septiembre finalizó esta intensa prospección arqueológica subacuática  en la que no se han respetado ni domingos, ni fiestas de guardar. Los contados días de la campaña nos han obligado a aprovecharlos al máximo, dando gracias por que nos acompañó el buen tiempo y la buena mar. Algo más de dos semanas de trabajo bajo el  mar y un equipo humano fantástico nos han permitido cumplir la mayoría de las expectativas que nos propusimos al plantear esta campaña. Estos objetivos eran verificar,  posicionar y documentar  toda la información que nos proporcionaron los estudios realizados con anterioridad, las noticias orales que habíamos ido recopilando y la gran cantidad de datos que había obtenido Felio Lozano, coordinador del servicio de mantenimiento  y protección de la Reserva Marina.

Documentando el patrimonio subacuático de la isla de Tabarca

Localizan dos anclas fenicias en los fondos marinos de la isla de Tabarca

Dos anclas de piedra que podrían ser de época fenicia, han sido halladas este verano en los fondos marinos de Tabarca en el contexto de los trabajos de seguimiento científico-biológico que se realizan habitualmente en la isla. Felio Lozano Quijada, del Servicio de la Reserva Marina gestionada por la Secretaría General de Pesca, y experto en la reserva, ha documentado en los últimos tiempos algunos objetos arqueológicos de interés, que ha comunicado a José Manuel Pérez Burgos, director del Museo Nueva Tabarca. Entre estos objetos destacan las dos anclas que, tal como ha señalado el director del museo, “han sido debidamente georeferenciadas para poder realizar las correspondientes investigaciones futuras”

Según ha indicado Pérez Burgos a este diario, “en el transcurso de la campaña de prospección arqueológica subacuática que se iniciará en breves fechas, se podrán hacer las valoraciones oportunas sobre los hallazgos arqueológicos de los que se tienen referencia, entre otros, aparte de restos de ánforas, destacan las dos presumibles anclas de piedra”. Una de las supuestas anclas fue localizada por el propio Felio Lozano, mientras que la otra ha sido descubierta por Jaime Pérez Sanchiz, experto conocedor de la aguas tabarquinas, “que aportó una valiosa información para su localización” según se ha indicado desde la dirección del museo.

A falta de los preceptivos análisis, José Manuel Pérez Burgos ha indicado que “este tipo de anclas pueden datarse desde al menos época fenicia (a partir del siglo VIII antes de Cristo), y se realizaban en losas plana de piedra, con formas cuadradas, triangulares o más trabajadas, incluso con forma conoidal, provistas generalmente de un agujero en la parte central-superior” como es el caso de las halladas en Tabarca. El arqueólogo ha añadido que “ante la limitada efectividad que tendrían, es muy probable que las embarcaciones de la época llevaran más de una de estas anclas para el fondeo efectivo de las mismas”.

Una de las anclas de piedra. FELIO LOZANO. Secretaría general de PESCA